Ataques depresivos, Poemas

El final Inevitable del cuento que jamás fue escrito

El magma que fluía adentro,

Las lagrimas, ya de antemano profetizadas,

lo solidificaron,

Convirtiéndolo en una coraza de metales,

Impenetrable, sin fugas de gases.

Ahora sólo quedan,

Besos dulces aunque con sabor a cigarro,

Evocando sensaciones perdidas,

Prisioneras de la monotonía,

Del dolor,

Excitando terminaciones nerviosas,

que yacian en su lecho,

muertas.

Hasta,

Las sonrisas son cada vez menos falsas.

A lo mejor, es la esperanza,

la cual renanciendo está,

De sucias colillas y negros vasos llenos de licor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s