personal, Psicosis, TLP

EL JUEGO DE NO RESPIRAR

El juego de aguantar la respiración no se me da muy bien, ciertamente más que un juego es una costumbre inconsciente. Aguanto todo lo que puedo, luego lo suelto. El aire representa a todo lo que no podemos ver pero nos mantiene vivos: Respirar es tan simple pero tan esencial, estando resfriada lo valoro mucho más.

Miro la hora cada 2 minutos, tengo gripe y de esas en que te salen mocos verdes y altamente viscosos, es evidente que no estoy bien, pero aguanto hasta las 18:00 (6 pm) iré a casa, es el premio de la gente normal, después de una jornada de trabajo normal. Las personas normales aguantan todo lo que sea necesario para mantener sus trabajos de mierda. Yo me propuse ser normal y no puedo rendirme.

17:34 – El reloj no es muy amable conmigo, hace una eternidad desde la última vez que lo miré y desde entonces sólo han pasado un par de minutos… La eternidad es relativa porque cada minuto se puede fragmentar en infinitos segmentos. Partir el tiempo en muy pequeños trozos y pensar que trabajo “para siempre” sólo hace la espera más angustiosa, sin embargo ya son las 17:37.

17:44 – Parece menos y sin embargo ya no estoy ansiosa. Me siento triste, otro día se acaba, mi rostro se destensa otro poco y un lunar de vieja aparece para adornar mi ex juvenil cuello.

17:48.- Esperar parece ser lo único que hacemos en esta puñetera vida, esperamos desde que somos niños, esperamos desde el principio y hasta el final; Ansiosos por el primer día en escuela, por el primer beso. El día de las vacaciones también suele ser muy esperados, y el de la graduación un gran acontecimiento, tanto el día de empezar la universidad, como el de acabarla nos entusiasman, con la esperanza de conseguir un buen trabajo y entonces esperar de nuevo que algo cambie para ser felices, trabajar todo el día para salir el fin de semana y fingir que vale la pena esperar al viernes. La espera es algo peculiar, 9 meses para que nazca un hijo, la expectativa de encontrar el hombre de tu vida, de casarte. Pero cuando todo eso llega, necesitamos esperar algo más porque estamos programados para eso, para simplemente esperar.

17:53 – Debería irme un par de minutos antes? Nadie lo notaría, no tengo la suficiente paciencia para esperar a que sean las 18:00, mi corazón se acelera, como el de un león acechando a una gacela, desde su escondite; un matorral. Se prepara; a sus Marcas, listo y fuera…

3 thoughts on “EL JUEGO DE NO RESPIRAR”

  1. Hola, Hadelyn: yo también he reflexionado mucho sobre una vida llena de esperas que de pronto nos parecen vacías… últimamente he tratado de verlo de manera diferente: tal vez no es sólo eso, sino metas que nos permiten ir transitando por la vida hacia un estadio más “elevado” (algunas), momentos de placer que sin la espera no llegarían a coronarse (otras, como cuando después de la larga jornada de trabajo, se siente la satisfacción de llegar a dormir como piedra a la casa).

    Finalmente la vida transcurre porque nos movemos, para bien o para mal, vale por esos momentos y también por esos otros que aparecen de la nada y son geniales, gratuitos, trágicos, estéticos, como contemplar la inmensidad en el momento y lugar preciso para sentir una emoción enorme en el pecho…

    Por lo demás, esa “voluntad” asegura nuestra perpetuación como especie… y en geniales casos, significan grandes avances de la raza humana como especie 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s