Neutrales, Poemas

Morir no duele mucho

Morir no duele mucho:
nos duele más la vida.
Pero el morir es cosa diferente,
tras la puerta escondida:

la costumbre del sur, cuando los pájaros
antes que el hielo venga,
van a un clima mejor. Nosotros somos
pájaros que se quedan:

los temblorosos junto al umbral campesino,
que la migaja buscan,
brindada avaramente, hasta que ya la nieve
piadosa hacia el hogar nos empuja las plumas.
Emily Dickinson

2 thoughts on “Morir no duele mucho”

  1. En 2014 me diagnosticaron tlp. Despues de uno de los intentos mas graves de suicidio de los varios que tuve. Tome la medicacion un año y mi estado y mi vida dio un giro drastico. Aprender a ser analitica fue algo nuevo y no senti angustia durante todo el tratamiento. Deje la medicacion e inconscientemente comence a hacer todo mal, abuso de sustancias, alcohol y sexo. Hace unos dias tuve mi primer recaida y no pense que podria ser tan fuerte. No quiero volver al panico y al encierro de la depresion. La tranquilidad me gustaba mas aunque me resultara aburrida. Manana comienzo a tomar de nuevo la medicacion. Espero ser prudente y hacer las cosas bien. Entiendo tan a la perfeccion todo lo que te pasa, como se que vos me entenderias a mi. Es tan dificil luchar cobtra vos misma. Perder el control y que tu cabeza haga con vos lo que se le antoje, sin darte la posibilidad de eleccion y teniendo que hacerte cargo de todas las.consecuencias que tus acciones conllevan. Ojala con el tiempo se atenue. La vida con berderline no es para nada facil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s